La Realidad Aumentada en la Formación y el Desarrollo

Realidad Aumentada en Formación y Desarrollo

Si hablamos de Realidad Aumentada en relación con el mundo de la formación y el desarrollo, hay que pensar en un medio en el cual confluyen el mundo conocido y la tecnología para alumbrar una nueva experiencia interactiva única y de gran impacto.

La Realidad Aumentada, en la que se mezclan el mundo real y el ficticio con la mediación de la tecnología, ya está facilitando las primeras experiencias con entornos de aprendizaje altamente significativos, en los que la interacción entre el alumno y lo que le rodea es la clave para lograr fijar los nuevos conocimientos.

Estas nuevas experiencias, atractivas y creativas a partes iguales, se pueden adaptar a las necesidades de cada persona y empresa, y por ello la Realidad Aumentada jugará un papel importante el desarrollo de las capacidades de los empleados y directivos.

¿Qué usos específicos de esta tecnología podemos encontrar en la formación? Permite el modelado virtual de conceptos complejos que de otra forma serían difíciles de aprender por parte de los alumnos, gracias a gráficas, esquemas, tablas o incluso objetos que se reproducen en las pantallas de los dispositivos de Realidad Virtual.

  • Estimula el uso de dispositivos de última tecnología por parte de los empleados, lo cual, en plena era de la Transformación Digital, es un plus para las empresas.
  • Además, en las experiencias de formación, una tecnología como la Realidad Aumentada consigue captar el interés por los conceptos a transmitir como ninguna otra herramienta, por lo que su uso, además de innovador y llamativo, es muy efectivo.

Pero la Realidad Aumentada también tiene numerosas aplicaciones en otros campos que pueden servir para hacerse una idea del tremendo potencial de esta tecnología:

Turismo: En este sector tiene multitud de aplicaciones. Por ejemplo, en un museo podemos utilizar dispositivos de realidad aumentada para que los visitantes puedan interactuar con los datos y la información relativa a los objetos expuestos, y de esta forma mejorar su experiencia haciéndola más relevante e interactiva.

Medicina: Otra disciplina en la que se ha podido ver un fuerte desarrollo de la Realidad Aumentada. En su etapa de formación, los estudiantes que un día serán médicos utilizan esta tecnología para realizar prácticas de cirugía en entornos controlados. Además, se puede usar para explicar a los pacientes datos médicos complejos que, con dispositivos de realidad aumentada, pueden visualizar y comprender con mayor facilidad.

Navegación: Respecto a los sistemas de navegación GPS, la realidad aumentada también tiene un papel que en los próximos años puede transformarlos en algo totalmente diferente de lo que entendemos hoy en día. Para hacernos una idea, podríamos llegar a visualizar la ruta que hemos de seguir en el propio parabrisas de nuestro vehículo.

Militar: Los dispositivos de tipo HUD (Heads-Up Display ) y HMD (Head Mounted Display) ya se utilizan para ofrecer a los pilotos de aviones militares y tropas terrestres respectivamente información del entorno que les rodea e incluso proporcionarles información de la posición de los enemigos en su línea de visión.

Sin embargo, aún quedan algunas barreras que superar para que la Realidad Aumentada consiga desarrollar su potencial al máximo. En primer lugar, los propios dispositivos son en muchos casos demasiado grandes y poco manejables, y los visores o pantallas que hacen posible la “magia” son demasiado estrechos, con imágenes de poca resolución y en las que a veces hay desfase temporal con la realidad. Además las necesidades computacionales para conseguir Realidad Aumentada de alta calidad son muy elevadas, lo que a día de hoy aún es un freno a su despegue definitivo.

Desde el punto de vista de la Formación y el Desarrollo, una barrera especialmente significativa puede ser el hecho de que, aproximadamente cada 30 minutos, se ha de hacer un descanso para la vista, pues los dispositivos de Realidad Aumentada no dejan de ser pequeñas pantallas proyectando información a escasos centímetros de nuestros ojos. También se puede mencionar la limitación que supone el hecho de que estos dispositivos no permiten hacer exposiciones masivas para formaciones con muchos alumnos.

Pero pese a estás barreras, que presumiblemente pronto serán superadas, la Realidad Aumentada se ha consolidado ya como una tecnología con un gran potencial de futuro, tanto en la formación como en otras muchas disciplinas. Desde Euroforum estaremos muy atentos a las novedades que se vayan produciendo.

¡Seguiremos informando!