El reto de formar personas en tiempos de crisis: Más allá del COVID-19

Compartimos con vosotros este artículo de Marcos Martínez Jurado, Director del Área de Learning de Euroforum, en el que reflexiona sobre el reto que supone formar a las personas en tiempos de crisis:

 

A grandes males, grandes remedios” nos recuerda el sabio refranero español. Si algo caracteriza al ser humano, es su capacidad para sobreponerse a las dificultades cuando soplan vientos de cambio. En estos días inciertos, de constante bombardeo informativo, muchos sectores y profesionales se encuentran padeciendo las consecuencias que ha generado el archiconocido COVID-19. Algunas voces reconocidas hablan ya, incluso, acerca de un cierre de ciclo y un nuevo cambio de paradigma. Pero, si de algo podemos estar seguros, es de que todo esto pasará. Las aguas volverán a su cauce, dejándonos nuevos aprendizajes que ampliarán nuestros recursos a la hora de afrontar futuras crisis.  Sucede siempre. Y tiempo tendremos de sopesarlos e implementarlos, de valorar qué es lo que se queda y qué se esfumará con el paso de las estaciones.

Pero entre tanto, ¿qué hacemos?, ¿cómo podemos hacer frente ahora mismo, con los medios actuales, los profesionales del mundo de la formación y del desarrollo de personas?, ¿es el medio digital el sustitutivo perfecto de las acciones presenciales en formaciones y eventos? Estas son algunas de las reflexiones que nos gustaría compartir con vosotros para aportar nuestro granito de arena en medio de esta efervescencia social.

Un debate habitual, sobre el que tenemos noticia casi a diario, es el relativo al impacto de la transformación digital en el trabajo de las personas. ¿Máquinas o personas? En nuestro sector ¿formación on-line o presencial? A veces nos cuesta darnos cuenta de las ventajas que supone contar con los profesionales mejor preparados de la historia de la humanidad, trabajando en un entorno digital lleno de posibilidades. Lejos queda el siglo pasado. Las grandes panaceas no existen pero sí las grandes sinergias y las oportunidades que nos brinda un contexto como en el que nos movemos. Y en ese sentido, podemos sentirnos afortunados. No se trata de que una cosa sustituya a la otra, la cuestión consiste en implementar soluciones óptimas y combinadas que ayuden a capear el temporal y a crear escuela. Y lo más importante de todo: que el mundo del desarrollo de las personas, los profesionales y las organizaciones no se detenga por nada.

Quizá la clave se encuentre en replantearnos el concepto tradicional de formación y ampliar de nuevo nuestra perspectiva en relación a todas sus posibilidades. Además de las potentes soluciones 100% on-line estandarizadas que ya existen en el mercado, una hora de formación interactiva de calidad en streaming con un posterior debate entre los asistentes, es una maravillosa opción para abordar determinados contenidos y objetivos. Y lo es mucho más si lo comparamos con la posibilidad de no hacer nada. Lo mismo sería aplicable con los procesos de coaching o mentoring en remoto o con la organización de pequeños talleres que persiguieran los beneficios de la inteligencia colaborativa, por mencionar sólo algunos ejemplos. Ya nos advertían hace unos meses algunos expertos en RRHH acerca de la importancia de la innovación, la creatividad y la gestión del cambio como competencias fundamentales para los equipos en 2020. Y así ha resultado ser, es el momento de encontrar soluciones inteligentes y de ponerlas en valor como signo de nuestra propia resiliencia. Porque no podemos olvidar que el mejor antídoto contra el miedo es la certeza de que hay muchas cosas que dependen de nosotros para combatirlo.   

 

Marcos Martínez Jurado