¿Por qué el tracking de campañas marca la diferencia?

Trackear tus campañas te dará muchos datos

Nuestra campaña acaba de terminar. Tenemos delante un informe con los resultados, pero tras darle unas cuantas vueltas… no sabemos decir con seguridad si son positivos o negativos.

¿Ha convertido bien la newsletter enviada? ¿Cuál es el ROI de la campaña de Adwords? ¿Qué usuario me resulta más rentable, el de redes sociales o el que captamos a través de la última campaña de Display que lanzamos?

No siempre resulta sencillo para las empresas enfocar las acciones que llevan a cabo en sus distintos activos digitales a los resultados que desean, pero sin un seguimiento (trackeo) del tráfico de sus webs, la labor es sencillamente imposible.

Y más aún si pensamos que, como por desgracia sucede en muchas ocasiones, no existe la capacidad de entender los resultados de dichas campañas.

¿Qué es el tracking de campañas digitales?

Desde el departamento de marketing es vital entender la importancia de la analítica digital y saber a qué se debe hacer seguimiento cuando se lanza una campaña. Ese seguimiento es lo que se conoce como trackear una campaña.

¿Cómo se trackea una campaña?

No es el objetivo de este post explicar los entresijos técnicos que conlleva hacer el seguimiento digital a nuestras campañas, pero sí es importante entender el concepto para que la toma de decisiones sea más objetiva que instintiva.

Imaginemos que tenemos una campaña para el lanzamiento de un nuevo producto. El objetivo es que los usuarios soliciten más información en la página web dejando sus correos electrónicos. Para esta campaña, tenemos presupuesto suficiente como para hacer un envío de newsletter, una campaña en Facebook y otra en Google Adwords.

Cuando finalice la campaña, lo lógico sería querer saber qué canal ha sido el más rentable, y para ello hay que “marcar” cada visita a la web procedente de un anuncio de la campaña, proceda de la newsletter, de Facebook o de Google.

Después, la herramienta de analítica con la que estemos midiendo nuestro tráfico web (por ejemplo Google Analytics, Adobe Analytics o Webtrekk) debe ser capaz de interpretar de dónde procede la visita, y si finalmente convierte, es decir, si nos deja su correo electrónico, saber a qué canal atribuírselo.

La forma de hacer esto es en realidad muy sencilla, puesto que sólo requiere añadir un pequeño parámetro de texto a la url de nuestra web a la que apuntan nuestros anuncios y en la que queremos que el usuario convierta.

El trackeo de campañas en Google Analytics

Google Analytics, la solución de analítica web de Google más extendida y que es además gratuita, utiliza lo que se conocen como parámetros UTM para poder marcar las urls.

Explicado de una forma muy sencilla, estos parámetros son unos fragmentos de texto que hay que agregar a la url a que se apunte en el anuncio. Para ello, contamos con una herramienta de Google que facilita enormemente el procedimiento.

Básicamente, hay que indicar una serie de elemento que después nos permitirán identificar la fuente que generó la visita o la conversión. Por ejemplo, en nuestra campaña estas serían las url’s para diferenciar de cuál de las tres fuentes nos viene el tráfico:

 

  • Newsletter

www.midominio.com/productos?utm_source=newsletter-diciembre&utm_medium=newsletter&utm_campaign=lanzamiento-caja-enero

  • Facebook

www.midominio.com/productos?utm_source=facebook&utm_medium=post&utm_campaign=lanzamiento-caja-enero

  • Google Adwords

www.midominio.com/productos?utm_source=google-adwords&utm_medium=cpc&utm_campaign=lanzamiento-caja-enero

 

Con este sencillo marcado, ya seríamos capaces de entender desde Google Analytics qué campaña nos ha funcionado mejor de las tres y tomar decisiones de futuro de manera consecuente.

Como ves, trackear campañas digitales no es algo tan complejo como puede parecer a priori, pero en muchas ocasiones no se tiene en cuenta durante la planificación de marketing y después podemos no saber interpretar los resultados obtenidos.

Si aún no lo haces, trackea las url’s de tus activos digitales, y saca partido de las posibilidades que te da a la hora de tomar decisiones qué medios son los que mejor funcionan para tu negocio.

¿A qué estás esperando?