Tecnología y nuevas tendencias en formación. ¿Estas al día?

Como afecta la tecnología a la formación

Tradicionalmente, la formación de los empleados en muchas empresas se había limitado a formatos clásicos como el simple manual, el curso a completar o el taller de enfoque más práctico. Además, las restricciones presupuestarias para estas formaciones contribuían también a que estos métodos no fueran todo lo efectivos que podían ser.

Pero el desarrollo de la tecnología ha cambiado este panorama, eliminando barreras y facilitando la aparición de nuevas herramientas que están modificando la forma en que los trabajadores aprenden y se desarrollan en sus empresas. Esta evolución ha conseguido mejorar todo el proceso formativo.

Especialmente desde 4 enfoques diferenciados: la formación tipo blended, la formación bajo demanda, el micro-learning y el social learning.

Formación Blended: Hasta hace no demasiado la integración de tecnología en la formación en la empresa consistía en la participación de los trabajadores en cursos online o el acceso a recursos digitales. En estos procesos no era necesaria la implicación de otros empleados, y por lo general adolecían de interacción siendo menos efectivos de lo que realmente podían ser.

Sin embargo, implementar sistemas de formación colaborativa, con varios empleados implicados, en combinación con las nuevas tecnologías (como la realidad aumentada, por citar alguna) potencia el aprendizaje y mejora los resultados de la experiencia, haciéndola más interactiva e independiente. Y para la organización supone reducción de costes y tiempo respecto al sistema tradicional de formación en clases.

El resultado final: empleados más competitivos de los que la empresa puede beneficiarse a largo plazo.

Formación Bajo Demanda: Gracias al desarrollo de la tecnología mobile y los dispositivos la formación del trabajador ya puede extenderse más allá del horario laboral.

Con esta tecnología se puede continuar con la formación desde cualquier lugar y en cualquier momento, ampliando los canales a través de los cuales el empleado puede acceder a la información que necesita en cada momento de manera proactiva.

De esta forma tanto el aprendizaje de nuevas habilidades como el “mantenimiento” o actualización de los conocimientos que ya se poseen y son necesarios en el día a día es más accesible a todos los trabajadores.

Micro Learning: Esta categoría de formación sirve para que los trabajadores aprendan nuevas habilidades o procesos relacionados con sus empresas en el momento que lo necesiten.

Un ejemplo de esto es la incorporación a un nuevo puesto de trabajo, donde normalmente el empleado ha de asumir una gran cantidad de información nueva en un periodo de tiempo reducido.

Gracias al desarrollo de nuevos formatos como las píldoras de vídeo o los webinars la empresa puede facilitar este proceso al trabajador con contenidos de mayor impacto que le sirven para comprender con mayor facilidad su nuevo entorno de trabajo. La creación de un portal donde alojar estos contenidos y al cual pueden acceder los usuarios sería un práctica muy recomendable en este contexto.

Social Learning: La tendencia hacia culturas organizacionales cada vez más colaborativas favorece que los propios procesos de formación en la empresa tengan progresivamente un mayor componente de actividad social.

En este contexto, las redes sociales internas se convierten en una accesible plataforma que utilizar para, además de otras finalidades, apoyar los procesos formativos de los empleados de la organización.

Utilizando formatos novedosos y las funcionalidades propias de una red social, como el chat o los grupos de debate, el trabajador dispone de multitud de herramientas con las aumentar sus capacidades.

Como hemos visto, el desarrollo de la tecnología multiplica las posibilidades si hablamos de formación en las organizaciones. Como expertos en formación y desarrollo a medida para las empresas, en Euroforum estamos siempre a la última.

¡Contacta con nosotros y te contamos más!