Seguridad y Big Data. ¿Son compatibles?

Cada vez son más las empresas que se suben al carro de la transformación digital y luchan por adaptar sus modelos de negocio a los tiempos actuales en los que uno de los indiscutibles reyes es el Big Data.

Ser certeros en el proceso de recogida, estructuración e interpretación del dato se ha convertido en la búsqueda del Santo Grial para muchas organizaciones que dependen, para lograr mejorar sus resultados, de ser capaces de poner en valor todas las señales que arrojan los diferentes actores que forman parte de su negocio: desde el trato con los clientes hasta el comportamiento de sus propios empleados.

Seguridad y Big Data

El mundo actual es y será data. Interacciones humanas, dispositivos conectados, ciudades inteligentes, procesos de negocio automatizado… todo genera información que el Big Data trata de poner en relación y valor para las empresas.

Desde Euroforum queremos destacar las distintas aplicaciones del Big Data en la organización de eventos, una herramienta que nos puede reportar multitud de beneficios.

Pero hay una efecto derivado de esto que no siempre se tiene en cuenta a la hora de abrazar el nuevo orden digital: la seguridad de todos esos datos que se generan y que en muchas ocasiones pueden ser comprometidos para las empresas.

La seguridad en el Big Data

Los especialistas en ciberseguridad se han dado cuenta de que, si bien el manejo de datos puede ayudar a las organizaciones a ser más eficientes en su rendimiento, también las hace mucho más vulnerables frente a las amenazas de los hackers y sus ciberataques.

De hecho, uno de los principales problemas del Big Data es la falta de medidas de seguridad a la hora de almacenar, transferir y/o tratar esos datos. Estos son algunos de los problemas de seguridad más comunes en Big Data:

  • Software o proyecto diseñado con fallos de seguridad. Este es uno de los errores más habituales, probablemente provocado por la falta de experiencia de estas plataformas en un sector tan novedoso como el Big Data. Vemos un ejemplo en la principal empresa tecnológica de nuestros tiempos: Google. Este gigante tuvo que cerrar su red social, Google +, al exponer datos de 500.000 usuarios de forma pública.
  • Falta de protección de información personal. Este factor es clave para que una compañía pueda usar los datos de terceros con total libertad. Además, es muy importante para evitar que un tercer agente pueda identificar a otra persona analizando la base de datos en cuestión. Volvemos a Google para analizar un ejemplo de este error, esta vez volvía a cometer un error de seguridad que permite a desarrolladores de aplicaciones de terceros acceder a información personal de 52,5 millones de perfiles de usuarios.
  • Pérdida o robo de datos. Este es el problema más habitual del Big Data, prácticamente todos los meses aparece un nuevo caso en el que, por ejemplo, se han robado miles de bases de datos de correos en una red social. También es muy común la pérdida de series de datos por parte de las empresas que los gestionan. En este curioso gráfico puedes comprobar qué empresas han sufrido los problemas de seguridad más famosos a nivel mundial relacionados con la pérdida o el robo de información en Big Data.

Aunque las amenazas online han aumentado y están a la orden del día, Malware, Ransomware, Phising…, precisamente el desarrollo del Big Data puede ser a la vez problema y solución, ya que gracias a los datos también es posible anticiparse a los ataques malintencionados y detectarlos antes de que se lleven a término. No hay que olvidar que el factor tiempo es vital cuando se produce un ciberataque, y si se consigue identificar con rapidez se puede atajar de una forma mucho más eficaz.

Además, del estudio de ciertos datos y patrones relacionados con la seguridad de los archivos que manejan las empresas se pueden crear modelos predictivos que ayuden a localizar los puntos débiles del sistema informático y por dónde es más fácil que se produzcan los ataques.

Yendo incluso un paso más allá, gracias al Big Data las organizaciones podrían llegar a ser capaces de automatizar los procesos de protección frente a los ataques malintencionados y garantizar así un sistema de seguridad que proteja sus archivos más delicados.

En resumen, como hemos visto Big Data y seguridad no solo son compatibles sino que además se complementan y pueden ser la solución a los problemas de seguridad que en esta época del data suponen un riesgo para cualquier organización.