Estrategias de negocio sostenible

La sostenibilidad es tendencia y todos los negocios tienen que adaptarse

Lo vemos por todas partes: cambio climático, desigualdades, injusticias, contaminación…Una empresa no es ajena a su entorno, por lo que debe convivir con estos problemas. De hecho, muchas organizaciones han contribuido a estas complicaciones durante años, incluso sin ser conscientes: deshechos contaminantes, desigualdad de género, etc.

Sabiendo todo esto, era imprescindible que las empresas comprendieran su impacto en el planeta y tomaran medidas. Por otra parte, la sostenibilidad es casi una norma si una empresa no se quiere quedar fuera del mercado, pues se está convirtiendo en una tendencia imparable.

¿Puede un líder empresarial mejorar el mundo? 

Para llegar a ser sostenible, una empresa tiene que hacer cambios, algunos a gran escala y otros más pequeños y del día a día. Todos estos cambios son fruto de las decisiones de un líder comprometido con la sostenibilidad y la mejora del ecosistema de la misma, tanto interno como externo.

Si un líder es consciente del impacto que tiene su empresa, será capaz de remediarlo. Por lo tanto: efectivamente, un líder puede, con sus decisiones, ayudar a mejorar el mundo o, por lo menos, el entorno que rodea a su empresa.

¿Cómo se convierte un negocio en sostenible?

El mundo es un lugar vasto y complejo, y, naturalmente, no se pueden abarcar todos los problemas que en él acontecen. Sin embargo, podemos adaptar nuestras estrategias y estar pendientes de varios puntos, como son los siguientes:

  • Legislación: lo primero que hay que hacer (si no lo tenemos hecho ya) es ponernos al día con las regulaciones vigentes en materia de medio ambiente, igualdad, etc. Una vez hecho eso, se podrá empezar a construir una estrategia.
  • Impacto medioambiental: una de las estrategias más básicas para convertir un negocio en sostenible es reducir el impacto medioambiental que este produce. Teniendo en cuenta el gran problema de contaminación que existe a nivel mundial y cómo está avanzando el cambio climático, es importante establecer unas estrategias en este aspecto. Reducir los deshechos que puedan contaminar, establecer políticas de reciclaje en todos los niveles de la empresa, utilizar transportes sostenibles… son alguno de los ejemplos de acciones que puede llevar a cabo una empresa para reducir su impacto. El uso de lo que se conoce como “clean tech” o “tecnología limpia” está ,asimismo, ganando terreno para convertirse en tendencia entre las empresas. Se trata de la tecnología que no deja huella en el medio ambiente e incluso reduce la contaminación. Como ejemplos podemos encontrar el uso de energía renovables, el reciclaje de agua, vehículos híbridos, edificios adaptados para ahorrar energía (ventanas, luces LED…), etc.
  • Políticas de igualdad de género: desde que el movimiento Time’s Up saliera a la luz en Hollywood, el foco de atención se ha puesto en la desigualdad de género. Las empresas tienen que revisar sus políticas de diversidad de género para evitar caer en desigualdades. Igualdad de salarios, políticas contra el acoso, fin del llamado “techo de cristal”… Cuando una empresa está comprometida en todos sus niveles con la igualdad, está aportando una mejora a su entorno.
  • Acciones locales y mejora del entorno: para ser un negocio sostenible no hace falta realizar acciones a gran escala, todo empieza por mejorar el entorno inmediato. Hay múltiples acciones que puede hacer una empresa para mejorar su comunidad, desde ayudar a organizaciones locales hasta utilizar productos de la tierra.
  • Asegurar unas condiciones de trabajo justas: estar seguros de que en todos los procesos de producción de la empresa, sea en el lugar que sea, se respetan las leyes de los trabajadores y se cumplen unas condiciones justas es parte de crear un negocio sostenible.
  • Sostenibilidad también a la hora de comunicar: la publicidad enseña al mundo quién es la empresa y cómo quiere presentarse, y también puede ser una buena aliada a la hora de convertirla en un negocio sostenible. Hay una tendencia a transmitir mensajes comprometidos en los anuncios, así lo hicieron en la última Super Bowl marcas como Budweiser o Audi.

Hacer a tu negocio más sostenible reportará beneficios tanto a tu empresa como a tu entorno. Es una decisión que responde tanto a decisiones éticas como a la demanda del mercado y lo cierto es que el mercado cada vez está más preocupado por el planeta que habita. Ser sostenible es el nuevo objetivo, ¿estás preparado para mejorar el mundo?